Todos tenemos una primera vez

Hace ya varios años y viendo que tenía que perder peso, pues decidí ponerme a correr y aquí empezó todo…

FRANCIA

Allá por el año 2009 me encontraba pasando unos días en verano en el sur de Francia, en un pueblo llamando Souston. En dichas fechas se organizaban las fiestas pueblos, en las cuales montaban una especie de carrera popular de 10km. Para mí, 10km suponían una distancia realmente larga, ya que nunca me había enfrentado a ella. Por lo que me puse manos a la obra y empecé a “entrenar” por los largos carriles bicis entre pinares de Las Landas, posiblemente uno de los mejores sitios donde he podido entrenar.

Llego el día de la carrera. Andaba un poco no, bastante perdido. La carrera era por la tarde y recuerdo que ese día comí pasta ya que supuestamente los hidratos de carbono me ayudarían a lograr mi primer reto. Llegue a la meta con tiempo suficiente y me dediqué a observar a la gente en lo que se refiere a estiramientos. La temperatura era buena para estar en pleno verano. La carrera dio comienzo y yo pecando de novato me puse a correr lo más rápido posible. Pasados los primeros 3 o 4 kilómetros rompí a sudar y me faltaba aire, por lo que tuve que comenzar a dosificar si quería llegar vivo a la meta. Pasaron varios kilómetros hasta que empecé a encontrar mi ritmo. Ya por el kilómetro 8 de carrera decidí meter una marcha pero ya en el 9 perdí fuelle. Finalmente ya divisaba la meta que estaba colocada en una de las puertas de la Plaza de Toros del pueblo. Llegué exhausto, no sabía ni qué tiempo había hecho, pero lo que menos sabía era en el mundo en el que acaba de entrar.

Esa tarde de Agosto en Francia del 2009 el running me había entrado por las venas aunque todavía no era consciente de ello y de todo lo que iba a vivir.

ALEMANIA

Meses previos, en la cuidad de Berlín, tuve la suerte de conocer a un chico francés llamado Stephan que se dedicaba a correr asiduamente. Estaba en una gran forma física, y tenía en mente la media maratón de Berlín. Recuerdo que aquella época realizaba 2 entrenos diarios uno de mañana y otro tarde. El me comentaba como dosificaba el cuerpo en distancias largas y como pisaba. Todo esto a mí me sonaba a chino, pero de alguna manera me ayudaría a la larga.

Dicen que la vida da muchas vueltas. Nos remontamos al presente 2015, destino actual Malta, donde actualmente resido hace cosa de 3 años. Aquel Agosto de 2009 me encontré con el running en Francia. Fuese o no el destino, me puedo considerar un afortunado de haberte conocido. Durante 5 años es muy posible que al menos una vez semanalmente, exceptuando algún periodo de lesión, haya salido a correr, el cuerpo poco a poco te va pidiendo salir a trotar a la calle y a larga se acaba convirtiendo en un hábito, en un estilo de vida que es muy posible que te acompañe el resto de tu vida.

Según uno se adentra más en este mundillo y casi sin quererlo, aumentan los entrenos, los objetivos, las marcas, mejoras tu alimentación, descansas mejor. Tu cabeza comienza a funcionar mejor, y tus pensamientos son más claros y positivos. En resumen tu calidad de vida se ve mejorada de manera exponencial en todos los sentidos.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s