MARATON DE MALTA

Malta, situada en el Mediterráneo entre el Sur de Italia y el Norte de Libia, su población total ronda los 400.000 habitantes. Es una isla realmente pequeña, 40 x 20 km.
Y te preguntarás ¿Es posible hacer correr un Maratón en una isla tan pequeña? Pues claro que sí, los runners no tenemos limitaciones.
Hace ya más de 25 años que se corre la maratón de Malta, su primera edición fue en 1987 y el recorrido ha evolucionado con el paso de los años, buscando rutas más rápidas para el corredor y garantizando que el tráfico pueda fluir por ciertas zonas de la isla en el gran día. En el 2009 se diseño la actual ruta, la cual baja desde la cuidad de Mdina con una leve caída de 200 metros para acabar en Sliema.
El número de participantes es pequeño en relación a otras maratones, pero cada año va subiendo la participación notablemente. En esta edición, hemos presenciado como el marroquí Mohammed Hajjy ha parado el crono en 2:16:05, fijando un nuevo record para el Maratón de Malta.

DÍA DE CARRERA

Después de varios meses de entrenos y carreras, entre ellas algunas medias, llego el gran día 24 de febrero. La mañana del domingo salió muy buena, nada de lluvia ni de viento, era el día perfecto para hacer un carrerón. La única duda que tenia era si el pie (arrastraba una pequeña lesión) me iba aguantar los 42km.

La maratón dio comienzo a las 8:30, y con la experiencia de Sevilla 2012, me enfrentaba a la aventura con la idea en mente de bajar de 4 horas.
Comencé un poco intranquilo, durante los primeros kilómetros tenía la cabeza más puesta en el pie, que en disfrutar de la carrera. Viendo que la cosa iba bien y me sentía cómodo empecé a meter un ritmo que fuese llevadero y que no lo pagara en la segunda parte. Con un ritmo de 5 minutos el kilómetro me sentía cómodo e iba dosificando bien las fuerzas.
La primera parte se hizo quizás la más dura, pasábamos por zonas en las que no había apenas público y ciertos tramos abiertos al tráfico. Por suerte, los paisajes son increíbles en esta época del año, Malta tiene zonas realmente bonitas. En el kilómetro 21 se empezaron a formar ciertos grupos, había mucha participación extranjera sobre todo alemanes, franceses y gran mayoría de italianos. Los alemanes llevaban un poco mal la temperatura venían de temperaturas bajo cero y no se habían aclimatado bien a Malta.

MEDIA

Una vez pasada la media maratón allá por el kilómetro 28 y viendo que los tiempos iban bien, tenía que tomar la decisión de mantener el ritmo que llevaba, que en cierta parte era un poco arriesgado ya que me podía pasar factura al final, o bajar un poco el ritmo y asegurarme el maratón. Al final me decante por la primera, tenía que arriesgar y seguir con mis 5min/km.

No paraba de pensar en el MURO, ya que en Sevilla, mi primer maratón, me pego una buena hostia pecando de novato, pero esta vez iba mas preparado y podría asimilarlo mucho mejor. Antes de llegar al kilómetro 30 me asocie con un italiano que había corrido múltiples maratones y un alemán, yo era el más novato del grupo y me sentía en buenas manos. Los tres empezamos a marcar buenos ritmos, incluso por debajo de 5 minutos, íbamos charlando y dándonos ánimos porque ya las fuerzas empezaban a flaquear.
La parte del recorrido que nos quedaba, era la mejor porque te encontrabas con bandas de música y gente animando en la calle, subiéndote la moral para luchar en los últimos kilómetros y afrontar el temido MURO.

MURO

Para la carrera mi táctica en cuanto a geles, era tomarme tres. El primero sobre el kilómetro 15, otro por el 25 y el último ya pasado el 30, pero me anticipe, me lo tome antes de tiempo y me paso un poco de factura. Los kilómetros que se convirtieron en mi muro particular fueron del 35 al 40, la maratón terminaba con dos cambios de rasante, que después de tal cantidad de kilómetros se hacían muy duros. Estos momentos, el apoyo del alemán y del italiano me hacía correr, los gritos de la gente animando movían mis piernas.
La mente, a pesar de que tu cuerpo está al límite, comienza a desconectar del esfuerzo y disfruta con la última parte del recorrido, pensando que una vez más vuelves a poder con otra maratón.

META

Ya trotando en la última recta y divisando la meta a lo lejos, pude ver que todo había salido mejor de lo esperaba, ahora lo que tocaba es era disfrutar con los amigos y estar orgulloso de haber bajado la marca en un año de las 4h a las 3h38min.
Durante este día estuve arropado por mucha gente que en cierta parte son como de la familia, porque compartimos muchas horas del día juntos tanto en el trabajo como en los entrenos o simplemente en el día a día. Dos grandes amigos Toni y José se enfrentaban por primera vez a su primera media maratón y la terminaron con éxito. Por lo que 24 de Febrero fue un gran día de running en Malta de los que espero tener muchos más. Una vez terminada la carrera ya con la medalla colgando y con mi cara de felicidad, ya tenía en mente mi próximo destino Berlín.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s